Most liked posts

El internamiento no voluntario de Juan Ignacio de Sesmes

12 abril, 2017
El hedor era insoportable y los 37º no ayudaban en absoluto a paliar sus efectos. El aire acondicionado del juzgado por enésima vez se había estropeado y, en lugar de expulsar aire frío, lo q hacía, amén de ruido, era expandir por toda la estancia aquel nauseabundo olor. Tanto S.Sª como yo

¿Policía ni en broma?

3 marzo, 2017
La primera vez que le vi pensé que nada tenía que ver con el Cuerpo. Su sola presencia llenaba aquella angosta estancia en la que parecían revolotear a su alrededor los agentes. Ya lo he contado. Yo acababa mi servicio y la Comisaría, lo que antes era la Inspección de guardia hoy Odac, andaba

La inopinada detención de Juan “Button”

20 febrero, 2017
Recuerdo la primera vez que leí una sentencia suya, la redactaba como Ponente y lo que primero llamó mi atención fue su nombre, por su peculiaridad, “Perfecto A. Ibáñez”. Por entonces, estaba destinado en la Sección 15ª de la Audiencia Provincial de Madrid; en la actualidad, como saben,

Una guardia en Navidad

23 diciembre, 2016
Es notorio, todos los que me conocen lo saben, detesto la Navidad. No, no me siento triste, no me falta ningún ser querido hasta el extremo de provocarme ese estado de decaimiento de la moral. Es esa imposición de sentirse plenos, felices hasta el paroxismo, lo que me chirría cada año. Es ese

El amor en los tiempos del WhatsApp y un Indiana Jones destartalado

22 noviembre, 2016
Reconozco que sólo la primera vez fue pura casualidad el hecho de que aquellas jóvenes a las que yo doblaba la edad se sentaran junto a mi en la cafetería aneja al servicio de urgencias del hospital Virgen de la Victoria, también llamado Hospital Clínico. Por entonces mi padre llevaba ya

Las gallinas no son, no, animales de compañía

27 octubre, 2016
No fue casualidad, en palabras de Gotthold E. Lessing, que me designaran de oficio para asumir la defensa de la pretensión de Gaspar. No, yo creo que el azar se confabuló misteriosamente para ello, seguramente por mi “particular” visión del derecho. Gaspar vivía en el quinto piso, letra A,

La guerra de los Pérez

30 septiembre, 2016
-¡¡¡Llamen inmediatamente al Forense y al 112, que activen el código infarto!!! –  Gritó la titular del juzgado de familia a la funcionaria que en esos momentos se estaba ocupando de cerrar la grabación de la vista en el soporte del equipo informático. Su voz tronó en toda la sala y

El extraño divorcio de George y Mildred Roper

1 septiembre, 2016
Me desperté de un sobresalto. En el móvil se reflejaban al menos quince números que no llegué a contabilizar del todo. Era domingo, las 10,30h, ¿quién llamaría a esas horas un día festivo? Tenía una resaca superlativa y no me apetecía en absoluto coger el móvil, pero fuera quien fuese

Dos hombres y una hamaca

21 julio, 2016
El calor afuera era insoportable. Hacía mes y medio que habíamos entrado de lleno en el otoño y aún no nos había dado tregua el termómetro. En el despacho más que calor, padecía los estragos de un sopor pertinaz del que me arrancó de cuajo y sin preaviso el sonido del móvil. -¿Abogada

El extraño suceso de Juan Ballantines

10 junio, 2016
Juan “Ballantines” era un personaje del escaqueo, un auténtico malabarista del sobrevivir. Su aspecto orondo y desgarbado lo compensaba con su manía exacerbada de proyectar buena presencia; credibilidad, me decía. “Señorita Montero, no hay nada como conocer tus limitaciones y

La peluquera, su hija y el eslabón perdido de Darwin

19 mayo, 2016
–Perooooo, ¿usted qué apelaaaaaaaa? ¡¡¡¡Déjese de circunloquios y digaaaaaaa!!!!! – bramaba el Magistrado Ponente de la Sección 4ª con gran estupor por mi parte que, por suerte, era la parte apelada. Había oído hablar de él, de su época de juez instructor y de aquella coletilla

La física, la química y el cobre de las farolas

8 abril, 2016
Me llamaron de Comisaría a las 4.20 de la mañana; la hora se proyectaba como un haz de luz por toda la estancia. La luminosidad acompañada del “quiero vivir, quiero sentir el universo sobre mí” me arrancó a tortazos de los brazos de Morfeo. –“¿Letrada de oficio?”– oí al
Cargar más
CLOSE
CLOSE